Medicamento

Comprimidos médicosUn nanomedicamento es la aplicación de la nanotecnología al tratamiento y el diagnóstico de enfermedades. ¿Para qué pueden utilizarse, qué beneficios aportan y hacia dónde nos está llevando la evolución de la nanomedicina?

Los medicamentos se desarrollan y comercializan para prevenir, curar o tratar los síntomas de una enfermedad o afección médica. Contienen una sustancia activa que cura la enfermedad o palia sus síntomas, así como ingredientes inactivos, conocidos como excipientes, que ayudan a proporcionar la textura, la estabilidad o el vehículo deseado para el medicamento. Tómese como ejemplo un comprimido de ibuprofeno, un analgésico común: el ibuprofeno es la sustancia activa que inhibe una enzima que interviene en la síntesis de las moléculas que causan dolor inflamatorio y fiebre, mientras que los ingredientes inactivos, como el almidón, la lactosa o la sílice, pueden utilizarse para elaborar el comprimido.
 

¿En qué se diferencian los nanomedicamentos de los medicamentos tradicionales?

Los nanomedicamentos son sistemas moleculares compuestos por varios componentes distintos (la sustancia activa y uno o varios excipientes u otros materiales) diseñados a nanoescala para optimizar diversas funciones. Hasta la fecha, la nanotecnología se ha utilizado en gran medida para mejorar las propiedades fisicoquímicas de la sustancia activa. Por ejemplo, puede utilizarse para mejorar la solubilidad de la sustancia, pero también para permitir que esta eluda la acción del sistema inmunitario, de modo que pueda permanecer en la sangre durante el tiempo suficiente para desempeñar su función. Un gran número de fármacos candidatos sintetizados cada año por las empresas farmacéuticas presenta un escaso grado de hidrosolubilidad. Un fármaco poco soluble tardará mucho tiempo en disolverse en el estómago, reduciéndose así sus efectos farmacológicos si se administra por vía oral. La nanotecnología también puede ofrecer una solución a este tipo de problemas.

La nanotecnología puede ayudar a que los medicamentos lleguen especialmente a las células u órganos donde es más necesaria. Los nanomateriales pueden utilizarse como portadores de sustancias activas que, de otro modo, no podrían utilizarse debido a su elevada toxicidad como, por ejemplo, ciertos fármacos anticancerígenos de administración selectiva en zonas específicas. El resultado constituye una oportunidad para desarrollar medicamentos menos tóxicos y más potentes.

Los nanomedicamentos se someten al mismo proceso exhaustivo de evaluación de la seguridad y autorización que cualquier otro producto farmacéutico de la UE. La Agencia Europea de Medicamentos (EMA) ofrece asesoramiento sobre el proceso de autorización y orientaciones sobre el desarrollo de medicamentos en el ámbito de la nanotecnología.

Categories Display